Relatos Porno

Soy Ana, vivo en México y les voy a contar la primera vez que cogí con mi papá.

Trabajamos en el mismo lugar, cuando terminé la carrera hice el servicio social porque mi papá me dijo que a lo mejor ahí podía quedarme a trabajar, obviamente con un poco de ayuda de él. En general siempre me he llevado bien con él, la tradicional relación de padre e hija.

Sucedió en una fiesta de fin de año, fuimos los dos y yo me vestí con una minifalda muy corta, blusa, zapatos de tacón. No soy una supermodelo pero pues si me considero bonita, en la escuela era de las clásicas bonitas y pues si llamo la atención.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
26 enero, 2015

Regina se quedo quieta y yo igual. Su sonrisa aun no dejaba su cara y sabia que no debía moverme si no quería que ella dejase de sonreír. Lo único que hice fue respirar, porque Regina tan cerca me robaba el aliento. Podría escribir un poema completo acerca de sus labios o sus ojos. Podría escribir un libro con todas las cualidades de Regina, ella se reía en si misma era fuente de una fuerte inspiración. Tanto me había emocionado que quería quitarla de encima de mi e ir a escribir sobre ella.

-       ¿Sabes que no puedo gustarte, verdad? –me preguntó de la nada… me quede fría.

Aun así conteste

-       ¿Por qué no? –le pregunte

-       Porque no va a funcionar. Tú y yo…realmente no encajamos

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
15 enero, 2015

Tras entrar en la casa forzando la cerradura, Sergio empezó a examinar el lugar y seleccionar las cosas que valian la pena robar, cosas valiosas y de rapida venta.

Pero un ruido le alertó y tuvo que esconderse, se encendieron las luces y apareció una espectacular mujer de unos 30 años con unos generosos pechos, entradita en carnes y magnifica cola, se estaba quitando despreocupada la ropa, mostrando su cuerpo a la mirada del intruso.

Sergio hacia tres meses que cortó con su novia, desde entonces no estuvo con otra mujer y la vision de esa mujer despelotandose despreocupadamente despertaba esos instintos primarios que tanto habia reprimido, vio que las bragas que habia tirado la joven estaban a su alcance, las agarró y aspiró el aroma de esa prenda, inundando sus fosas nasales del olor a hembra en celo.

La humedad de aquellas bragas indicaban que estaba excitada.

Decidió seguir sus instintos y seguir a esa diosa, sentia su polla oprimida en sus pantalones.

La siguió hasta su dormitorio, allí ella se conecto con su ordenador para chatear con su novio.

-hola cariño ¿sabes que hoy estoy caliente? – decia la chica.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Sheila es una estudiante promedio de tez clara, cabello rojizo, no muy atlética pero tampoco gorda, tiene unos grandes y sugerentes pechos y unas redondas y firmes nalgas, propias de una chica de 18 años, desde pequeña, su aspiración fue convertirse en médica, así que al terminar la preparatoria, no tuvo duda de lo qué estudiar. Rindió su examen, como el resto y a pesar de ser una alumna disciplinada y talentosa, no logró alcanzar un lugar en el reducido cupo de la universidad, en su depresión y cansada de limpiar sus lágrimas cada vez que llegaba del trabajo, su madre le propuso una solución temporal.

-veo que estás muy triste aquí entre las cuatro paredes de la casa, hija así que hablé con el Dr. Oscar y me ha sugerido que lo acompañes en su turno, así puedes aprender y le ayudas en las curaciones.

Oscar es un médico que acaba de tomar su base en el hospital que administra la madre de Sheila, lejos de su casa y familia, la soledad comienza a hacer estragos en su humor y capacidad intelectual.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Soy Pedro un chico de 29 años de Valencia (España), simpático, cariñoso, amable, gracioso. Soy un chico normalito. Mido 180 centímetros peso 85 kilos, ésta vez voy a contar lo que me sucedió un día con mi sobrina, lo que me sucedió con ella hace 2 meses.

Mi sobrina se llama Isabel tiene 18 años, es una chica bajita, rubia muy guapa y con unas tetas enormes. Una chica muy atractiva capaz de levantar las pasiones de todos y de girar todas las miradas, yo como su  tío no la miraba así pero siempre amigos míos me lo decían que bien crece tu sobrina y comentarios parecidos.

Mi relación con ella era muy buena, más que relación tío  y sobrina era la relación de dos buenos amigos. Alguna vez habíamos salido juntos de fiesta o le presentaba alguno de sus ligues y me contaba sus amores y desamores. Aunque nunca nos habíamos contado nuestras relaciones sexuales.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

El director de cine Alex de la Iglesia definió el imaginario planeta Axturiax como una colonia minera cuyos habitantes hacía años que no habían visto una mujer. Lo que no me imaginaba es que pronto iba a comprobar que esa parodia iba a resultar profética cuando mi joven novia se fue tres meses a Asturias a cuidar a su anciana tía. Así que en un lugar del concejo de Nava de cuyo nombre no quiero acordarme por razones que pronto entenderán, envió su madre a mi dulce Gloria, ajena al daño que podía provocar en nuestro noviazgo. Gloria apenas tenía veinte años cuando sucedieron los hechos que tan poco me gusta evocar.

Cuando mi sexy novia me explicó que se iba por tres meses se me abrieron las carnes. Porque justo la semana siguiente había aceptado, por fin irse a la cama conmigo y porque aunque por esos días ya consentía que la tocara en encuentros más o menos furtivos, lo cierto es que siempre pasaba algo que nos interrumpía. Que estaba en su coche regodeándome en sus tetas, pues llamaba precisamente su anciana tía asturiana a su móvil. Que había ido a su casa y había accedido por fin a mis súplicas, pues su madre venía con la merienda justo cuando sus labios rozaban mi miembro, lo que provocaba que me la guardase de manera precipitada y dejándome todavía más dolorido… que habíamos conseguido quedarnos casi solos en la fila de los mancos del cine y tras satisfacerla con mis deditos a ella, a regañadientes, concedía darme una sacudida de manubrio… pues aparecía el acomodador y se sentaba dos asientos más allá… justo para ver nuestra película.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Salté de la cama con el sonido del timbre. ¿Quién osaba molestarme a las ocho de la mañana? Me puse el pantalón de pijama que tenía tirado por el suelo y fui a abrir la puerta. Lo que me encontré fue a una de mis vecinas vestida con un chándal multicolor del año dos mil varias tallas más grande que la suya y una sonrisa de oreja a oreja.

—Hola Elena— Dije bostezando— ¿Querías algo?

—Venia por lo de… ¿No te ha comentado tu madre nada?

Por la cara que puse pudo deducir que no.

—Vaya, me comentó tu madre que ya que te habías montado un gimnasio en casa me podías dar alguna clase ya que ir a uno privado me sale muy caro y bueno… Me dijo que me pasaría hoy.

—Pues la verdad es que no sabía nada… pero ya que estas, pasa— Dije asombrado por la situación y la facilidad de mi madre para meterme en marrones Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Aquella mañana de sábado me encontraba fatal.

 

 

Nada había salido como yo quería la noche anterior, estaba
totalmente depresiva.

 

 

Me metí en la ducha dispuesta a olvidarme de todo.

 

 

El agua fresca aclaró mis ideas, decidí salir a la calle, ir
de tiendas sin ninguna idea preconcebida.

 

 

Después de secarme, con la cara lavada y el pelo húmedo, cogí
lo primero que vi en el armario; una camiseta de algodón con tirantes, una mini
vaquera y unas sandalias, mi bolso y salí a pasear.

 

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
7 enero, 2015

Lo que voy a relatar ocurrió al año más o menos de haberme casado; la verdad que no puedo quejarme de mi matrimonio por que mi marido es muy bueno, fue mi primer novio y nos casamos muy enamorados, enamoramiento que continua hasta la actualidad.

Tengo una amiga llamada Liliana con la que tengo un trato relativo, digamos que nos es del todo amiga pero nos frecuentábamos bastante, ella se hizo de novia y comenzó a traer a a su novio a mi casa; con el tiempo se desarrollo un cierto trato entre las dos parejas aunque mas que nada conmigo por que mi marido es viajante y esta muy poco en casa
Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Esta historia comienza hace unos meses, y todavía no ha terminado…o eso espero al menos…

 

Veréis, mi mujer Concha y yo teníamos (y tenemos) una vida sexual muy activa. Follamos como conejos, hasta que nos duelen los genitales de tanto follar… Yo soy un tío normalito, de 170 de alto, y la vida sedentaria que llevo ha hecho estragos en mi barriga cervecera… Sigo viéndomela cuando me ducho, ¿eh?, pero los años no pasan en balde, y los 45 que arrastro se notan… Excepto en mi pene. Sigue teniendo vida propia, y tiene la misma energía que cuando me casé, va ya para veinte años.

 

Por su parte mi mujer no es de las que aquí se describen. Ni tiene unos pechos exhuberantes, ni un culo que hace que se vuelvan a mirarla, ni una carita de angel para comérsela. Pero tiene un conjunto que me vuelve loco… Y como folla de puta madre, pues eso… Además, nos gusta hacer cambio de roles, y cuando se coloca el arnés, puedo aseguraros que me folla como una salvaje…

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share