Relatos Porno

Como decía acompañe a mi hermana a un lugar de bañarse bastante desierto. Yo tenía que comprobar sus intenciones por lo que le dije (total ya me había visto desnudo) si le importaba que tomase el sol en pelotas a lo que me dijo que no pero que ella miraría para una parte y yo a la otra por si venía alguien. Yo había estado entrenando posturas para asegurarme una exhibición casual. Ella dijo que iba a hacer topless. Todo bien. Yo con la polla tirsa pero bocaabajo. cuando me dijo si le ponía bronceador, a lo cual accedí gustosamente. Aproveché para rozarle las tetas e incluso al ponerle por las piernas rozar su sexo de forma disimulada. No dijo nada pero lo mejor fue cuando ella me puso crema, al ponerme por las piernas veía mi polla larga y dura pero no dijo nada. Quedé desconcertado. Había que atacar así que tras mojarnos y repetir la untada de crema cuide que mi pene rozará sus piernas. Nada, no respondía pero tampoco se molestaba. Poco despues decidimos cambiar de sitio no sé porque motivo. Yo no me puse el bañador y caminaba a su lado en pelotas y ella con las tetas al aire cuando se dió cuenta que la estaba mirando. Dijo, si tu me miras yo también te miro. Dirigio su vista a mis genitales que estaban medio erectos y al notarlo tuve una erección mayúscula pero no dijo nada. Llegamos al pozo y yo me bañé desnudo. Ahí ella me observó nadando y luego tomando el sol en a unos metros de ella y me dí cuenta que me estaba analizando, pero tampoco dijo nada. Luego nos pusimos los dos a tomar el sol y me pidió bronceador. Se dejo que manpseara sus tetas de adolescente, se le pusieron duros los pezones pero tampoco dijo nada, así que aproveche para sobarle bien las tetas. Sin ninguna respuesta, positiva ni negativa.

Pasaron varios días y se repetía lo mismo pero yo ya estaba totalmente desinhibido y me mostraba desnudo sin que hubiese una erección total. Solo me comentó que yo tenía buen paquete y luego las sobadas de costumbre.

Un día de esos decidí exhirme en casa, ya que no estaban mis padres y salí desnudo por toda la casa, luego desnudo me puse a darme una siesta y ella entro a mi cuarto con la escusa de hablar no se de qué, yo seguí desnudo y ella como si tal cosa. Así que una noche que dormimos en la misma cama yo me acosté desnudo. Casulmente su mano quedó a la altura de mis genitales y se los puse en la mano. Ni se movió pero tampoco quitó la mano, se hacía la dormida. Yo no sabía que pensar. Hasta que un día me pidió que le ayudase a depilarse las ingles. Lo hice la sobé su coñito pero nada de nada. Así que me limité a ponerme cachondo. No respondía a mis provocaciones pero ella seguía exhibiendose.

Otro día en el lugar de baño nos pusimos uno al revés del otro. Yo me puse en una posición que le mostraba todo de forma provocativa. Ella siguió sin responder pero se quitaba la parte de arriba del bikini. Nos acariciabamos con la excusa de la crema solar.

Yo estaba desconcertado totalmente ¿Se excitaría ella como yo? Continuara…



Leave a Reply