Relatos Porno

Cómo todo tiene un final, el congreso donde mi cuñada me dio su culo terminó y tuvimos que volver a casa. Todavía recuerdo que en el avión de vuelta, Nuria se puso triste porque sabía que al aterrizar en Madrid estaría Inés, mi mujer. Casi llorando me pidió que al menos una vez por semana y aprovechando que trabajábamos juntos, la poseyera. Pero haciendo caso omiso a su sugerencia, me negué diciendo:

-Nuria, como te expliqué lo nuestro no debe seguir por tu hermana. No creo que quieras hacerle daño.

Asintió de mala gana pero tras permanecer durante unos minutos en silencio, llamó a la azafata y le pidió una manta con la que taparse. No tuve que ser un premio nobel para comprender que no era el frio la razón para pedirla y con una sonrisa, le di vía libre. Al entregársela la empleada, se las arregló para que nos cubriera a los dos y así que nadie se percatara de lo que iba a ocurrir bajo esa tela.

Como habréis anticipado, tuve que esperar poco tiempo para sentir que su mano me empezaba a acariciar el pene por encima del pantalón. La persistencia de Nuria buscando levantar mi libido tuvo cómo respuesta que mi miembro se irguiera en su plenitud.

-Si quieres guerra, la vas a tener- le dije antes de ordenarle que me hiciera una mamada.

Mi cuñada recibió con espanto mi orden porque solo entraba en sus planes el hacerme una paja y nunca pensó en una felación por estar rodeados de gente.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

-¿Hola?- Hola, habla Vanina..

Vanina… si dime, como estas?- Puedes salir un momento estoy en la puerta –Notaba un poco de desesperación en sus palabras.

Salí rápidamente, abrí la puerta, nuestras miradas se encontraron cual dos fuerzas incontrolables lucharan por vencer la una a la otra. No existía el tiempo, las personas, el aire, el piso, literalmente estaba volando, la tensión sexual era tal que las dos, sedientas de deseo sucumbimos nuestros vanos esfuerzos por controlarnos, fundiéndonos en un beso fuerte lleno de pasión, sentí la puerta cerrarse tras ella, la empujé contra la misma, mis manos recorrieron sus muslos llevándolos tras mi espalda, así cargada sin dejar de besarnos la llevé hasta mi habitación. Con cuidado la recosté sobre mi cama despegándome de ella para volver a mirarla y contemplarla, sentirla mía.

-Claudia… debo… decirte que… no he estado con… ninguna… chica- lo agitada que su respiración estaba no la dejaban articular bien las palabras- y paré… me recosté a su lado- Vanina, no sé qué me pasa contigo, cuando me miras me siento tan vulnerable y a la vez tan fuerte, cuando me tocas siento mi cuerpo desvanecer, cuando me hablas siento que cada palabra es la melodía más perfecta que alguna vez escuché, por qué haces esto conmigo preciosa?- acariciaba su rostro y ella sólo me miraba- Claudia, yo… yo, no sé qué decirte, disculpa debo irme.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Nos conocimos en una fiesta de un amigo en común. Él llego con un compañero de trabajo. Alto, pelo castaño claro, piel blanca, se veía que le gustaba el ejercicio. Lo vi al entrar y me le quedé mirando unos instantes desde la mesa en la cual yo estaba sentada con mis amigas. Él volteo a verme rápidamente, y luego siguió saludando a los demás en la fiesta. Pensé que él era algo tímido pues no noté que reaccionará de ninguna forma. Al comentarles a mis amigas de él, todas pensamos que era un chico guapo y que se vestía bien.

Sin embargo, seguía un poco sorprendida de porque él no se quedó mirando más tiempo. Yo andaba vestida de una forma muy provocativa. Intencionalmente lo hice para esa fiesta. Traía puesto un vestido corto y rojo que dejaba ver mis largas y torneadas piernas, además de delinear muy bien el contorno de mis caderas, un escote muy pronunciado que dejaba ver dos encantos 38D, mis uñas bien decoradas, maquillaje brillante, con mis labios grandes y rojos, usé un juego de collar y aretes sencillos pero muy lindos de diamantes, mi pelo negro largo y lacio, y por supuesto unos zapatos de tacón decorados sexys y muy altos. Como toque final me puse unos pupilentes de color verde. Todo esto según yo me convertía en una morena muy atractiva a la vista de cualquier hombre. Pero al parecer no de éste que acababa de entrar.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
18 marzo, 2014

Eran finales del mes de Junio y mi cumpleaños estaba cerca. El curso habia terminado, y yo habia sacado muy buenas notas. Tan solo me quedaban dos años mas para terminar el Bachillerato, y con suerte podria sacarme el carnet de conducir si terminaba bien el siguiente curso. Estaba muy orgulloso de mi mismo, no solo por mantener contentos a mis padres, sino ademas porque tendria todo el verano para divertirme y disfrutar a tope de las vacaciones. Por el contrario, mi hermana Veronica tendria que repetir curso. Con tantas asignaturas como le habian quedado, no podria acceder a los examenes de selectividad y asegurarse un puesto en la Universidad con el resto de sus compañeros de clase. Mi padre era el que parecia mas desilusionado. La niña de sus ojos se estaba descarrilando. Ya no era una niña, asi es que mi padre no podia defenderla cada vez que se metia en lios. Ademas estaba haciendo malas amistades, sobre todo desde que empezo a salir con el hijo de nuestros nuevos vecinos, una familia de cuatro que se habia mudado de Barcelona por motivos de trabajo la primavera anterior, y por el cual mi hermana mojaba las bragas cada vez que lo veia en su jardin.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

A la siguiente ves cuando nos vimos debi de verme terrible porque te diste cuenta muy rapido por mi rostro que algo iba mal, fuimos a nuestro lugar secreto donde siempre podiamos hablar sin que nos molesten, entonces te conte lo que mi familia habia planeado y tu me abrazaste muy fuerte y no pude aguantar mas y me puse llorar en tus brazos, tu simplemente ma abrazaste aun mas fuerte y me dejaste desahogarme todo lo que queria

tu- amix a ti te gusta alguien verdad?

yo- si y mucho, pero no me atrevo a desircelo

tu- porque?

yo- porque tengo miedo que por mis sentimientos la pierda, yo deseo todo de esa persona y quiero darle todo de mi, y haria lo que fuera por ella.

tu- porque?

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Una amiga llamada Carmen me ha contado esta historia real que le sucedió en su anterior trabajo para que la disfruten los lectores:

Me llamo Carmen, tengo 29 años, vivo en un pequeño pueblo cerca de una hermosa gran ciudad de la costa y tengo a mi pareja con la que convivo desde hace 5 años. He estudiado económicas lo que me facilitó el acceso al anuncio que había leído en una mañana de domingo en el periódico. Solicitaban una economista con un buen dominio de inglés. Al día siguiente descolgué el teléfono, llamé y me citaron para una entrevista.

Era un martes del mes de Junio cuando llegué al lugar en el cual me habían citado. Era una casa de 2 plantas en los aledaños de la ciudad con un aspecto muy lujoso. Observé el jardín mientras me bajaba del coche y colocaba mi ropa para que mi aspecto fuese envidiable. Soy una chica de 1,62 de estatura,  64 kilos de peso, morena, con melena larga, de aspecto normal pero agradable, con unos pechos que usan una 95A por lo que es fácil exprimir esta virtud cuando quieres resultar sexi y unas caderas y muslos rellenitos pero que mantienen sus curvas para realzarlas cuando la ocasión lo requiere. Disfruto calzando  zapatos de tacón alto por lo que para la ocasión llevaba uno de mis pares negros favoritos, acompañados de una falda recta negra a la altura de la rodilla y una camisa blanca de corte ajustado. Me puse mi chaqueta para taparme de la brisa norteña que llegaba del mar en aquella brumosa mañana de principios de verano y me dirigí a la puerta.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Me llamo Simón y tengo 40 años. Estoy casado con Inma,  una mujer diez años menor que yo. Mido un metro ochenta, de complexión normal, no demasiado gordo aunque tengo tendencia a tener un poco de tripa propia de la edad.

Mi vida es agradable, tengo un trabajo que me gusta, soy programador de páginas Web, cobro un sueldo razonable, aunque no soy millonario, ni mucho menos, y mi mujer y yo vivimos bien.  La única queja que tengo es que mi mujer es médico y muchas veces tiene turnos de guardia de veinticuatro e incluso cuarenta y ocho horas seguidas, con lo cual, a veces me siento un poco solo.

Vivimos en un dúplex, en un barrio residencial de Madrid y somos razonablemente felices. Hace cinco años murió mi suegro por un infarto, siendo muy joven todavía. Mis suegros vivían en Málaga en aquella época, pero mi suegra, Andrea, se sentía muy sola en Málaga una vez que murió su marido. Mi mujer es hija única y buscamos una solución para que no estuviese tan sola. No tenía edad para irse a vivir con su hija, pero no quería estar sola tan lejos. Encontramos una solución que podía ser buena para todos. En aquel momento nuestros vecinos del dúplex se mudaban y vendían su casa, así que mi suegra, de acuerdo con nosotros, vendió su casa en Málaga y compró la casa que estaba adosada a la nuestra. Ella nos dejó muy claro que no quería estar todo el día con nosotros, pero quería estar cerca.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Era una verga inmensa, más de 35 centímetros de poder y la mayoría estaba dentro de Carmen que gemía y gritaba de placer, Jimmy la estaba poseyendo en la cabina del Dj casi a la vista de todos, y ella la estaba disfrutando con deleite.

Todo había comenzado con los clásicos flirteos del gerente del establecimiento con Carmen, que, acompañado de María, su madre, asistía al bar que Jimmy manejaba, el Caribe Bar, y que era un lugar temático dedicado al cálido Caribe, con sus ritmos, su cultura y que invitaba a soltarse dejándose llevar por el contagioso y playero decorado.

Carmen había sido precavida en un principio, no había sido muy directa en sus flirteos, no quería que la tomaran como a una puta, y a pesar de que tras su reciente divorcio su vida sexual no existía, y que el maduro gerente la excitaba, trato de ir con calma en la relación.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
13 marzo, 2014

Hola soy blani tengo 22 años, a continuación les relatare mi historia… no sé si es de amor, pero si tiene mucho morbo .

 

Bueno todo comenzó en la universidad, eran los primeros días de clases… hay conocí a mi amiga que la llamare SANDY. Ella es gordita de cabello negro y muy simpático. Entablamos una conversación muy bonita y dio la casualidad k vivíamos en el mismo distrito, regresábamos a casa en la misma línea de transporte, bueno salíamos juntas a pasear, a hacer tareas, a divertirnos, en fin .. Hacíamos todo juntas somos las mejores amigas (lo digo así porque hasta la actualidad somos muy buenas amigas).

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Me llamo Pedro, tengo 25 años, soy un chico normalito, mido 1.70 y peso 70 kg, moreno, ojos marrones y pelo corto. Soy de piel un poco morena, aunque nunca he tenido ninguna relación con ningún chico, me considero bisexual. Siempre me ha gustado hacer deporte, principalmente fútbol y natación, por lo que a lo largo de todos estos años es mas que habitual haber visto a casi todos mis amigos, o a muchos chicos que de algun modo haya podido fantasear con ellos desnudos en las duchas de los vestuarios. Pero desde los 12 o 13 que comencé a ducharme con los compañeros en las duchas de los vestuarios siempre he querido ver a un amigo en particular desnudo, nunca lo logré ya que el a parte de no hacer mucho deporte grupal siempre ha sido un poco reservado a la hora de desnudarse con mas gente.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share