Relatos Porno

Ya no sabía cómo darle vueltas a todo lo que había ocurrido para ponerlo en orden dentro de mi cabeza. Tendría que esperar a que Juan Luis llegara a casa después del trabajo, comentarle lo que había oído y manifestarle mis intenciones. Tampoco sabía si a él iba a disgustarle que siguiera pensando en alguien que, aparentemente, me había hecho tanto daño. Sólo me quedaba esperar acontecimientos.

Almorcé poco en un restaurante económico que había junto al mercado. Bebí vino, y quizá, un poco más de la cuenta. Volví a casa recorriendo las aceras de lado a lado. No me encontraba muy mal y, aunque no había olvidado a Fidel, lo recordaba en los momentos más agradables. Me había hecho demasiado feliz como para olvidarlo por un cúmulo de malentendidos.

Me mojé la cabeza con agua fría cuando llegué a casa, sequé bien mis cabellos y me eché en la cama completamente desnudo.

Soñé una mezcla de historias pasadas y de historias futuras. Fidel era siempre el protagonista de todo lo que pasaba por mi mente. En cierto momento desperté angustiado; consciente o inconscientemente. Me dijeron una vez que el sueño no es un estado de inconsciencia y que nosotros mismos censuramos nuestros sueños. El hecho de despertar a veces, angustiado por una pesadilla, significa que la censura que vigila, considera demasiado peligrosa la situación y no cree ya poder dominarla.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Pasaron varios días y aun seguíamos hablando de lo ocurrido. Todos descubrimos facetas nuevas en nuestra manera de disfrutar del sexo.

Jorge abrió un nuevo abanico incorporando a su vida el sexo con mujeres, Lidia pudo a su vez disfrutar como una puta en celo los placeres del sexo duro y a veces forzado de montártelo con varios a la vez. Yo descubrí en mis propias carnes el placer más placentero de todos. La dilatación anal.

Lidia que aun que disfrutaba como una loca siendo el centro de atención del sexo salvaje aprendió que aun no siendo ella el centro disfrutaba más siendo ella quien impartiera el sexo brutal y/o humillante. Pero esto ya es otro relato…

Le comenté a Lidia todo el placer, todas las sensaciones que había sentido tras meterme a presión ese plug por el culo. Le comenté que me gustaría volver a hacerlo muchas más veces pero que me gustaría hacerlo bien para no hacerme daño.

Lidia como siempre no me defraudó. Investigo conmigo por internet sobre cómo conseguir sexo anal seguro, como introducir objetos, como dilatar con seguridad y no terminar en el hospital con una rotura de culo.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Hacía mucho frio esa mañana y decidí tomarme un café con leche, en la cafetería del centro comercial alguien me llamó y al girarme vi a una mujer saludando con la mano.

Era Luisa una antigua compañera con la que tuve un altercado, la educación me hizo devolverle el saludo.

-Hola Luisa, ¿Qué tal estas?

-Bien Natalia no esperaba encontrarte por aquí. Siéntate si quieres.

Me senté en su mesa y tuvimos una charla trivial, al final de su café se despidió educadamente y se fue a la barra a pagar.

Recordé nuestro altercado, Luisa se había liado con el marido de una compañera y me pareció una faena. Al final me entere que vivían juntos y no supe más hasta hoy y eso que el altercado nos dejó a las tres en la calle.

Tras dos sustituciones volvía a estar sin trabajo. La seguí con la mirada y oí como la camarera le pedía si ya habían cogido a alguien. Ella le contestó que no y se fue volviéndose a despedir desde lejos con la mano. Antes de irme la curiosidad me llevó a preguntarle a la camarera y esta aburrida me puso al día y además me dio el teléfono de contacto.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
6 agosto, 2014

Durante toda la tarde, Cecilia había estado acomodando a familiares y amigos en las habitaciones del hotel de la pequeña ciudad donde había nacido y donde su hermana se casaría esa noche, el hotel era pequeño y acogedor y como el salón del evento estaba ubicado en el último piso, era bastante conveniente que los invitados venidos de la capital, pernoctaran en ese mismo lugar. Como hermana de la novia, estaba realizando un excelente trabajo como anfitriona, recibiendo en la entrada del salón a todos aquellos que iban llegando; su esposo Carlos estaba haciendo su parte socializando con sus parientes. Cecilia, lucía hermosa; traía un vestido beige de una sola pieza un tanto apretado y hasta por encima de las rodillas, casi llegando a la mitad del muslo; medias nylon color café y sandalias beige de tacón alto destalonadas, su cabello largo, ondulado y de color negro, caía muy sensualmente sobre el escote de su espalda, si no fuera porque estaba casada y con su esposo en la fiesta, muchos de los jóvenes asistentes se le habrían acercado osadamente aparentando ser muy galanes, pues ella, sensual y hermosa como era, muy bien podía despertar grandes pasiones. La noche transcurría con normalidad mientras llegaban los invitados, cuando de pronto ocurrió lo impensable…era imposible !, Cecilia no sabía a dónde ir, donde esconderse, pero era ya demasiado tarde, quedó sin habla cuando en frente suyo apareció Armando; alto, muy guapo y varonil, impecable; su mandíbula perfectamente cuadrada y delineada junto con su coqueta sonrisa de dientes muy blancos, lo hacía parecer un actor de telenovelas.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
4 agosto, 2014

Me presento mi nombre es Cecilia Marina y este fue mi primer relato , varios años después y ya con varios relatos escritos mas de 50 seguro,decidi hacer mas detallado este relato y colocarle las comas y puntos que por ser una escritora primeriza no los había tenido tanto en cuenta este relato en un principio lo llame El debut de la Chechu ,con ese apodo firme ese mi primer relato , antes de convertirme en “La señorita misteriosa” (Escrito en el 2009)

Era una rubiecita bien desarrollada y aunque me he desarrollado un poco mas , en ese momento una quinceañera mis medidas eran casi perfectas , 89-60-90 y 1.70m de altura ,ojos verdes grisáceos ,varían con el cambio de tiempo ,pelo lacio y largo una princesita como me llamaba mi novio Alejandro , el era dos años mayor que yo Pelo castaño claro , 1.75 m de altura un cuerpo atlético ojos color miel muy dulce , atento y sobre todo muy paciente .

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Me llamo Ramón. Vivo con mi madre solo desde que nací. Ella es una mujer preciosa con un cuerpo espectacular, y ese físico es el que le truncó la vida y le dio lo que ella a adorado más en el mundo, a mí. Con dieciséis años quedó embarazada, aquello causó un trauma familiar, sobre todo por que mi padre… bueno, mi progenitor, pues de padre nunca hizo, la dejó en cuanto se enteró que yo venía en camino.

Para ella fueron tiempos muy difíciles, pero es una gran mujer y se dedicó a estudiar y criarme, con lo que a los veinticuatro años acabó su carrera de enfermería y con veinticinco consiguió una plaza fija en el hospital. Una de las cosas que aprendió de su embarazo fue a aprovecharse de los hombres gracias a su físico, y si bien lo conseguía todo, nunca más se acostó o tuvo relación amorosa con ninguno.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
24 julio, 2014

El lunes por la manana fui al supermercado a comprar cosas para mi casa, estamos en verano en Miami asi que estaba vestida bastante ligera de ropa, shorts de tela muy cortos, sandalias y un top de tiritas sobre los hombros.

Mientras estaba haciendo la fila para pagar senti que alguien me toco el hombro, cuando me voltee para mi completa sorpresa encontre a Miki. Miki y yo fuimos novios hace unos 6 anos atras, mucho antes de conocer a mi esposo. Por supuesto nos saludamos muy carinosamente y empezamos a conversar mientras pagaba e iba a mi carro.

La verdad es que lo encontre bastante atractivo a Miki, se conservaba bastante bien y al mismo tiempo me di cuenta que el miraba bastante, me miraba el cuerpo, las piernas y no dejo de piropearme mientras conversabamos. Lo invite a mi casa para seguir conversando, yo le habia contado que estaba casada y el me pregunto sobre mi esposo, yo le dije que mi esposo no estaba en casa y estaba trabajando

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
24 julio, 2014

Gracias a mis lectores, un saludo especial para Camila, espero compartir y hacerlos cómplices de más historias. Besitos Liz

Me desperté con un olor a quemado, de inmediato me levante de mi cama y llegue a la cocina, las tostadas, estaban negras y con su olor característico, pensé que alguno de mis padres las había olvidado, las saque de la tostadora la apague, bote las tostadas, abrí un poco la ventana, para que el olor se fuera desvaneciendo, iba a cepillarme los dientes, cuando al pasar por el cuarto de mis padres, escuche hablar por teléfono a alguien.

- Ya te dije cariño que hoy no puedo, estoy indispuesta, voy a quedarme en casa -Dijo Mamá

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
23 julio, 2014

EN EL BAILE, LOS PRIMITOS Y ELLAS SE CONFUNDEN CON LA VEGETACIÓN

Estamos solos. Je je. Bueno, y Marc con Ferdy ahi al lado

Muy disimulado tú. No aprietas demasiado?

Je je. Te dejo respirar?

Lo que haces es clavarme la polla en el muslo. Al menos muévelo

Si lo hago me correré

Sabes una cosa? Me quité el suje.

Ya he notado tus pitones

Están más duros que tu verga. Mira…

Ya has follado antes? Estoy qué voy a reventar

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
23 julio, 2014

Llegue un poco más tarde del colegio, la madre de mi compañera me trajo a casa y encontré a mis padres bastante serios, agradecieron a la señora luz y nos sentamos a cenar todos en silencio, ya tarde en la noche, me fui a mi cuarto, mis padres se quedaron hablando, posiblemente del divorcio, y la pregunta de mi papá y mi respuesta pasaban por la cabeza, de igual forma ellos lo arreglarían, me dormí. El sonido de mi puerta abrirse me despertó, él estaba entrando, con una sonrisa, solo traía puesto su pantalón de la pijama

- Menos mal que esta despierta- dijo mi padre- no quería hacer mucho ruido linda

-Papá ¿Qué haces? ma…

- Mamá nada, Lizbeth me crees tan estúpido, ella duerme muy placidamente-sonrio- y muero de ganas por volverte a comer ese coñito tan rico que tienes

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share