Relatos Porno

Me siento feliz de ver a Mateo dormir, de saber que está conmigo y me encanta despertar con él al lado, me fascina dormir con él, es increíble la sensación de dormir con alguien y despertar a su lado y es aún más bonito saber que si las cosas van bien así serán las noches y los amaneceres por muchos años.

La situación de estar una semana en mi casa y no en la de mis papás la arreglé diciéndoles que las vacaciones habían terminado y que tenía que regresar ya a Pachuca a arreglar cosas de la reinscripción, Mateo me acompañó por ropa y otras cosas.

-Santi, te estas llevando casi toda tu ropa- dijo mi mamá extrañada por eso

-ay ma, es que ya no voy a venir todos los fines, a lo mejor vengo una vez al mes a lo mucho.

-¿y eso por qué?

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Hola amigos, se acuerdan de mi? Soy Lucia y estoy feliz de estar entre ustedes, luego de mis vacaciones. Ya de nuevo en casa, pienso que será todo igual, mi rutina, mis amigos y por supuesto mis amos don Pedro y doña Elvira, a quien he extrañado mucho. No bien tuve un tiempo libre y solita, los llamé por teléfono:-“Hola amo don Pedro soy su esclava Lucia, para avisarle que ya estoy en casa”- no bien dije eso me colgó, sabía que tenía que tener paciencia pues ellos hacen lo que quieren de mí y yo por supuesto estoy para servirles, me encanta que me usen como deseen.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Me encontré en la cabina del urinario a solas con aquel negro que me miraba sonriente mientras me indicaba que me acercara más. Yo le hice caso, mientras él se sacaba su impresionante rabo negro. Lo agarre con la mano, y lo acaricie suavemente, quedando hipnotizado por semejante polla. No podía parar de mirarla y tocarla. Él, mientras tanto, comenzó a desabrocharme el pantalón para sacar mi miembro, que debido a la excitación del momento, estaba completamente dura. Lo cierto es que, aunque mi rabo no fuera nada despreciable, al lado del suyo no destacaba absolutamente nada. Cuando consigo mirarle a la cara, él me dedica una dulce sonrisa con sus labios carnosos mientras nos masturbamos el uno al otro, yo me acerco a su cara. Primero son nuestros labios los que se unen, después nuestras lenguas, en un apasionado beso con un sabor que solo podría calificar como exótico.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Mi nombre es Lorena tengo 31 años de Guadalajara México,  como ya les había contado antes soy una mujer casada de muy buen ver 1.69 de estatura, piel blanca, ojos color miel, cabello negro, desde que era adolecente me desarrolle demasiado en la parte de adelante teniendo hoy en día un par de senos muy grandes y con mi embarazo me quedaron unas boobies descomunales, de igual manera  y por el embarazo me quedo un gran trasero blanco y respingón. En mi relato pasado le conté como es que en una noche le fui infiel a mi esposo por primera vez con 3 hombres (2 de ellos repugnantes) quedando embarazada  y sin saber de quién.  Esa historia  la escribí cuando tenía aproximadamente 4 meses de embarazo, ahorita ya me alivie y ya estoy de vuelta al gym  para tratar de recupera mi figura, mi pequeña cinturita. La historia que les voy a contar a continuación pasó cuando yo tenía casi 7 meses de embarazo.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
7 julio, 2014

Es increíble con lo que se puede fantasear cuando se esta caliente, pues últimamente se me había metido en la cabeza que mi mujer fuera a coger sola y regrese con las huellas de todo lo que paso, que venga escurriendo semen de su amante en turno, que me cuente lo que le hicieron y lo que hizo, en cuantas posiciones la pusieron, cuantos palos le echaron, de que tamaño tiene la verga, en fin que me platique con lujo de detalles lo que sería su primer aventura sw a solas, creo que en toda pareja que gusta del intercambio, y que al igual que yo, como todo buen voyeur, es una fantasía que no debe faltar en su repertorio, aunque a muchos nos gusta, somos pocos los que verdaderamente deseamos que se haga realidad y todavía menos los que nos atrevemos a vivirlo y yo soy uno de esa pequeña minoría.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

Llevaba días cargada de trabajo hasta el tope. Recién había encontrado un trabajo nuevo y el chico anterior a mí había dejado detrás de sí un lío terrible de archivos revueltos, cosas sin corregir, sitios web sin actualizar y un sinfín de cosas que eran imposibles de terminar.

Comencé a llevarme cosas a casa. Mi laptop sin duda había sido una buena compra:  llevaba desde que entré a la universidad y ya eran tres años de funcionamiento perfecto. Todas las noches me quedaba un rato trabajando, de algún modo tenía que compensar la gentileza de mi jefe de dejarme salir una hora más temprano que el resto de los empleados.

En estos días el verano estaba peor que nunca: llovía a cántaros en las tardes y en varias ocasiones llegué a casa hecha un verdadero caldo. Encima, tenía todo ese trabajo para terminar al llegar.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share

La operación quirúrgica de mi madre había sido un éxito, Elena estaba en la playa con las niñas y yo, después de una sesión de sexo salvaje con Mariano, me encontraba descansando en su cama. Estando abrazado a él, una plena sensación de felicidad me embargaba, no recordaba desde cuando no me había sentido tan a gusto con alguien,  simplemente era percibir el calor que su cuerpo emanaba  y  mi corazón latía como hacía tiempo que no. Apreté su cabeza contra mi pecho y lo besé en la frente, pese a que quisimos alargar lo máximo posible aquel momento de dicha, el cansancio terminó por vencernos.

Usualmente no suelo recordar lo que sueño, pero fue despertar  y tener la absoluta certeza de que había sido algo bien bonito  y si el universo onírico me había tratado bien, la realidad no se estaba quedando corta. Al abrir los ojos y vislumbrar  a mi amigo acurrucado a mi lado, velando mi siesta. Mi primera reacción fue darle un afectuoso beso en la mejilla, a la vez que me excusaba diciéndole:

—¡Quillo, es que estaba reventao!

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
30 junio, 2014

Todavía hoy recuerdo con nostalgia aquellas primeras experiencias de mi adolescencia. Experiencias que me marcaron para siempre en mi predilección por las mujeres maduras y mi fetichismo por la ropa interior femenina.

Eran los años 70 y mis padres, emigrantes como tantos otros en Madrid, habían decido como cada año pasar las vacaciones en nuestro pequeño pueblo castellano. Iríamos los 3 meses de verano. Mi padre, asalariado de una empresa puntera entonces, nos vendría a visitar los fines de semana hasta su merecido permiso mensual , y allí nos quedaríamos mi hermana pequeña, mi madre y yo durante todo el verano.

Nos alojaríamos en la casa de mis tíos. Eran un caserón grande a las afueras del pueblo donde vivían mis tíos, mis primos y mi abuela. Las habitaciones, aunque no eran numerosas, si eran grandes y espaciosas, y nos acomodaron en la alcoba de uno de mis primos, primos que por cierto eran mayores que yo.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
27 junio, 2014

Voy a relatar cómo me dejé dominar por mi vecino, si hace meses alguien me hubiera dicho que ahora me encontraría en esta situación no lo hubiera creído siempre he sido yo quién ha manejado a los hombres a su antojo gracias a mi juventud y belleza, para que os hagáis una idea, soy alta piernas largas y bien torneadas, cintura estrecha, grandes pechos y ojos verdes, en principio mi pelo era castaño pero lo teñí de rubio para causar un mayor impacto. Y como he comentado antes, me he aprovechado de mi belleza para conseguir todo lo que quería, incluso en el instituto me acosté un par de ocasiones con mi profesor de matemáticas que estaba casado y conseguir así las preguntas del examen final.

Al empezar la universidad convencí a mis padres de que me alquilaran un apartamento para poder así tener más independencia. Llevaba ya un par de semanas cuando una mañana me encontré un matrimonio en el ascensor, calcule que los dos ya tendrían cincuenta y muchos, sesenta y pocos. Ella, Carla es bajita, entrada en carnes y con un semblante muy serio, nunca me ha dicho nada cuando me la he encontrado, no me cayó bien desde el primer momento y su marido José, todavía menos tenía una mueca enfadada que parecía no abandonarle, de mi altura, calvo y una buena barriga cervecera.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share
27 junio, 2014

Acababa de preparar mis cosas para el fin de semana fuera, mientras mi mujer hacia lo mismo con sus cosas. Estaba dividido, siempre era agradable ver a mis padres, pero odiaba las bodas, no lo que implicaban como muchos ya que yo no tenía mala experiencia en eso. Ya llevaba diez años casado con Susana y no nos iba mal. Odiaba la parafernalia de las bodas.

Salimos a las siete de casa y esperaba llegar a las nueve por ahí a casa de mis padres, como vivíamos lejos aprovechábamos en irnos el viernes y así nos quedábamos hasta el domingo.

Susana se durmió a mitad del camino y tras mirarla pensé en lo acertado de haberla conocido y haberme casado con ella. Era una mujer estupenda y lo que más me gustaba de ella era su independencia, esa era sagrada al igual que la mía.

No nos atosigábamos, cada uno tenía sus espacios libres del otro. Ella tenía su trabajo y sus compañeras al igual que yo. Aunque salíamos en parejas también disfrutábamos de cosas por separado. No me gustan para nada esos matrimonios que lo hacen todo juntos, creo que eso quema a la pareja y más que unirlos los separa.

Seguir leyendo el relato porno »

Bookmark and Share